Tras la siesta, la primera actividad propuesta es un taller de sonido donde los jóvenes podrán entender cómo se produce la música que luego sonará a la noche. En esto, un primer recorrido por los instrumentos y la creación del sonido servirá para poner en contexto a los menos entendidos.

Después, por grupos, los asistentes podrán participar en directo en una prueba de sonido.

De forma didáctica donde comprobarán qué se necesita, los costes de los aparatos, y podrán incluso sentir ellos mismos
la sensación de tocar en directo con un equipo profesional.

Para terminar, se propone una recepción de los grupos y técnicos, donde poder charlar sobre temas como los directos, la música y los estilos de moda. Aquí, las bandas hablarán con el público respondiendo a sus preguntas en un ambiente más próximo.